Los Cineclubs en Galicia

Más de cincuenta años de historia, de historia mal conocida, pero de historia indispensable para conocer el desarrollo de la cultura cinematográfica de nuestro país. Pues fueron los cineclubs los principales promotores de la misma, sobre todo en los tiempos en que la exhibición comercial estaba (y lo sigue estando) llena de vulgaridad, y la censura política hacía imposible la visión de muchas películas por los canales comerciales.

En el ámbito de los cineclubs, el cine se convierte en elemento de debate, estudio crítico, y en él se van forjar los espectadores receptivos y críticos con el hecho cinematográfico.
Aún a pesar de los atascos de todo tipo (económicos, de infraestructuras materiales, administrativas… etc.), lograron que nuestro panorama cultural actual no sea un territorio desértico.

 

Línea temporal de los cineclubs en Galicia
1954  El 13 de junio de 1954 comenzaron las actividades del cineclub Pontevedra.
   
1961  El 5 de noviembre de 1961 se constituye el cineclub del SEU de Santiago (aunque cambió varias veces de nombre) de la mano de Ezequiel Méndez Vidal; su primera proyección fue la cinta de Alberto Lattuada «» (El alcalde, el escribano y su abrigo). Llegó a contar con un millar de socios/as siendo el más importante por aquel tiempo en el estado español. Desapareció en 1975.
   
1966  Se constituye el 18 de febrero de 1966 el cineclub Valle-Inclán.
   
1969 Nace el cineclub Carballiño con el objetivo inicial de promover la cultura cinematográfica en la comarca del Arenteiro.
   
1970 A principios del curso 1970-71 nace, como actividad cultural dentro de la Escuela de Magisterio de Ourense, el cineclub «Padre Feijoo», heredero de la tradición cineclubista de la ciudad que durante los sesenta fue representada por los cineclubs Ourense, Miño y Alianza Francesa (AFO).
   
1976 Se funda el cineclub Ádega. De su importancia radica el hecho de haber sido en Vilagarcía donde se fundó la Federación de Cineclubs de Galicia en el año 1984.
   
1977 Comienzan las actividades cinematográficas del cineclub Cangas.
   
1979 En Vigo, nace la , que en sus primeros años de actividad fueron capaces de organizar —aunque de efímera vida— un cineclub y proyectar películas en versión original. Las proyecciones matutinas de los sábados dieron lugar a las primeras «Xornadas de Cine Galego en Vigo» en 1980, paradójicamente en el año del referéndum del «Estatuto de Autonomía» y en la que se produce la última película de cine gallega de la década. Con la publicación en mayo de ese año de la «Escolma do Cine Galego», una revisión crítica sobre nuestro cine, cerraron definitivamente una etapa.
   
1980 El cineclub «Groucho Marx» inicia sus primeros pasos a principios de este año.
   
1982 Se crea en Compostela el cineclub Carlos Varela Veiga, en memoria del (y presidente del cineclub Valle-Inclán); (fundador del cineclub de Compostela) recogió parte de sus grabaciones y dirigió CCCV (2005). La entidad se mantendría en activo hasta el año 1987.
   
1989 En el año 1989, y como reacción a la carencia de cine en la villa de Boiro, nace el cineclub Barbanza. Su programación se cimentó en torno a películas en versión original y títulos con cierta popularidad pero escogidos con criterios de calidad. Proyectaban una película cada quince días.
   
1992 Nace el cineclub O Castelo. Las primeras proyecciones se realizaron en formato 16mm en la Casa de la Cultura, cedida por el Ayuntamiento de Allariz. A partir de octubre de 1992 se comenzó a hacerlo en formato 35mm con una periocidad quincenal, los viernes, y con un paréntesis de descanso durante los meses de junio a octubre.
   
1993 Se crea el cineclub «Lumière» por un grupo de personas de diferentes profesiones con el fin de incorporar a la ciudad otro canal cultural, inexistente hasta ese momento, y otra forma de ver el cine. El nacimiento del «Lumière» supuso recuperar para la ciudad olívica una actividad que no tenía continuidad desde el año 1982, fecha en la que desapareciera el último de los cineclubs vigueses de los años setenta.
   
1994 En Redondela echa a andar el cineclub Claqueta, para contrarrestar la carencia de una sala de cine en la comarca. En los primeros años, las proyecciones se realizaban en formato 16mm, pero la limitada oferta de películas en ese formato y el mal estado de muchas de las cintas fueron determinantes para que a partir del año 1996 las proyecciones del cineclub se pasaran a realizar en 35mm. La posibilidad de utilizar el proyector de la «Feciga» fue determinante en la mudanza de formato.
Desde su creación, el cineclub contó con el apoyo del Ayuntamiento de Redondela, que cedía la sala de proyecciones (Multiusos da Xunqueira) y subvencionaba parte de la programación. El año 2000 supuso un impulso en la actividad del cineclub, con una programación estable, de media, un par de películas al mes.
   
1995 En Burela surgió el cineclub Os Matos que consigue despertar la afición de muchos mariñanos por el mundo del celuloide. La iniciativa va desfalleciendo con el cierre de la sala Mon (2002). Se despidieron en junio 2004, en la «Casa de la Cultura de Burela», con una proyección de cortometrajes gallegos.
   
1996 En Sarria, surgió la idea de crear el cineclub «La Unión» en el seno de la sociedad del mismo nombre, como motor de la actividad cultural y recreativa sarriana. A pesar de que sólo funcionó 2 años, está en proyecto desde el 2011 de recuperar su actividad. Programaban una vez al mes en el cine Cissa y exhibiciones mensuales en el salón de la sociedad, además de organizar exposiciones de fotos y diversos ciclos. Durante estos dos años de funcionamiento incluso consiguió la participación de , que en aquel momento rodaba en Sarria la película «», en una tertulia que siguió a la proyección de «» (Cosas que nunca te dije).
  El cineclub Os Papeiros organiza —entre otras actividades—, la «I Semana de Cinema de Chantada» (cine al aire libre en 35mm).
   
1997 En el mes de mayo, en Moaña, se creó el cineclub Alexandre Cribeiro gracias a las inquietudes de un grupo de chicos y chicas de la localidad preocupados por la situación de decadencia del cine en la comarca de el Morrazo. En aquel año cerraba la única sala de cine de Cangas, y penúltima de la comarca, siguiendo el desastre cinematográfico que llevó a dejar a villas tan importantes como Marín y Bueu sin proyecciones.
En Moaña hubo que soportar la destrución del cine Prado y el cierre temporal del cine Veiga.
Teniendo ya el grupo humano organizado, y contando con la colaboración del propio cine Veiga, se hizo la presentación y la primera proyección, que contó con la participación del escritor .
La proyección —con entrada gratuita— fue de la película «» (Cinema Paradiso), de .
Iniciaron las proyecciones en 35mm, pero a mediados de 1998 se vieron en la necesidad de cambiar al formato 16mm, a causa de la muerte del propietario del «Cine Veiga» y al fin de la actividad de la sala. Para poder seguir con una actividad regular, solicitaron al Ayuntamiento el uso del «Centro Cultural Daniel Castelao», y compraron un proyector de 16mm, lo que les permitió poder continuar con las proyecciones, aunque con menor calidad.
En julio de 2000 organizaron la «I Semana de Cine» bajo el título de «Clásicos do Cine Mudo»; además de otras actividades, como una conferencia a cargo del profesor Xosé Nogueira, sobre «La historia del hecho cinematográfico en Galicia».
  En este año, se reúnen en Monforte de Lemos un grupo heterogéneo de personas en la Casa de la Cultura, la convocatoria es para constituir el cineclub A Calexa.
   
1998 El cineclub Poleiro fue creado en septiembre de 1998. Comenzó con la finalidad de servir como germen de la promoción cultural dentro de la comarca del Bajo Miño, y proponer en ella puntos de encuentro cultural, en unos momentos en que sólo el Cine Avenida de A Guarda tenía una programación estable durante los fines de semana.
   
2001 El 15 de abril do 2011 queda constituído el cineclub de Compostela, gracias al empeño de un grupo de jóvenes universitarios/as, estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.
  La inquietud de un grupo de aficionados al cine echa a andar el proyecto del club de cine Cinematógrafo de Salceda de Caselas. Tenía como fines la promoción y la difusión de la cultura cinematográfica, lo que era importante en una villa sin sala comercial; el acercamiento del cine a la sociedad de una forma crítica y educativa, editando un pequeño folleto informativo referente a la proyección que se realizaba; y el potenciamiento del interés por el estudio y el goce del cine, aproximándolo a las generaciones más jóvenes. La sala de proyección, el proyector, el equipo de sonido y la pantalla eran ofrecidos por el Ayuntamiento de Salceda de Caselas y el Colegio Público Altamira. Por problemas de equipamiento, en el año 2005 tuvieron que dejar su actividad.
   
2002 Con el objetivo primero de ofrecer a la comunidad universitaria de Vigo en primer término, y por extensión al resto de la sociedad, el cineclub Universitario Kinema inició sus actividades como asociación dedicada a la promoción de la cultura cinematográfica; un canal de acercamiento a la cultura cinematográfica en sus distintas facetas y modos de expresión.
En el año 2003, las actividades iniciadas el año anterior consiguieron mayor difusión en la sociedad, con un crecimiento en las cifras de asistencia a las proyecciones y las muestras de interés y apoyo recibido. El cineclub contaba con el apoyo del Ayuntamiento de Vigo y de la Universidad de Vigo a través de la Vicerrectoría de Extensión Universitaria.
   
2004 En Redondela, nace el cineclub Fantasio. Contó con la colaboración de las concejalías de Cultura y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Redondela. Realizaba sus proyecciones en el cine Redondela, y programaba una película cada quince días, siempre en versión original. También realizaban proyecciones de cine infantil en navidad.
En el año 2007 suspendió temporalmente sus actividades.
   

 

Navegación
 

Apoyos

 

(cc) Creative Commons BY-NC-SA 3.0. • Federación de Cineclubs de Galicia «Feciga»